Amor como medicina

AMORCOMOMEDICINA.jpg
AMORCOMOMEDICINA.jpg

press to zoom
1/1

La falta de amor es una de las cosas más terribles que pueden sucederle a un ser humano. Todos necesitamos amor para sobrevivir y lo necesitamos desde los primeros días de nuestra vida. Desde que nacemos y durante toda nuestra vida necesitamos se abrazados, acariciados y sentirnos que amamos y que nos aman.

Cuando una persona no tiene amor en su vida puede incluso hasta enfermar mental física y espiritualmente, y , en casos extremos incluso mueren.

Hay indicios de que la necesidad de amor es tan universal que se aplica también al reino vegetal. Estudios realizados demostraron que las plantas reaccionan y crecen mejor cuando se les dice continuamente palabras cariñosas.

La necesidad de amor no disminuye a medida que nos vamos haciendo adultos. El amor nos dice que somos valiosos. Nos alimenta la autoestima y la confianza en nosotros mismos. Cuando sabemos que somos amados, podemos superarnos, ascender. Si sospechamos que no somos amados, nos desmoronamos.

El amor desarrolla la percepción del propio valor. Aumenta la autoestima.

“Todos tenemos dos opciones. O estamos llenos de amor, o estamos llenos de miedo.”
(Albert Einstein)

El no recibir suficiente amor origina sufrimiento. Con bastante frecuencia la falta de amor provoca comportamiento neurótico, incluso enfermedad mental. Estudios realizados al respecto demuestran que hasta un 87% de las enfermedades mentales son consecuencia de no recibir o no experimentar suficiente amor.

Cuando no tenemos amor, nuestro juicio se tambalea. Nos volvemos incompetentes e incapaces. Nos cerramos en nosotros mismos y, a medida que disminuye nuestra autoestima y nuestra autoconfianza, aumentan nuestros miedos. El único remedio es más amor.

Para recibir más amor, necesitamos dar más amor. La forma de recibir amor es darlo. La vida da a quien da y pide a quien pide. Si alguna vez sientes falta de amor, si sientes que no recibes suficiente amor, entrégate. Tan pronto como te entregues, te verás inundado de amor.